Salud y Cambio de Paradigma

Dr. Vicente Pérez Naranjo Sin categoría Dejar un comentario  

don-quijote-de-la-mancha

Un mundo eternamente cambiante puede conducirnos a la confusión y afectar a la salud si no somos capaces de poner la atención necesaria al proceso y poner énfasis en el protagonismo de nuestro pensamiento y de nuestras creencias. Somos en gran parte e  invariablemente aquello que pensamos.

Como seres biológicos no podemos abstraernos de la pirámide de necesidades que someten nuestro quehacer cuotidiano. No obstante podemos influir positivamente en nuestra evolución como seres humanos y dejar expresar la potencialidad que todos y cada uno llevamos dentro.

Cambiar hábitos destructivos ó insalubres es una tarea compatible con las aventuras del Quijote, nuestro hidalgo compañero , y de la misma guisa arremeter contra todo aquello que nos parezca injusto, abusivo, contaminado y corrupto. La salud nos lo agradecerá de manera inteligente y la recompensa será una mayor cota de felicidad y de satisfacción.

El Ayuno, la limosna, la oración, la meditación, el ejercicio y el descanso…, pueden llevar al peregrino que nos habita a romper los estereotipos que se imponen desde los medios de comunicación devastados por el ansia de éxito sin atender al prestigio de aquello que tiene verdadero valor: la Verdad, la Bondad, la Belleza.

La Salud es una forma de pensar, de sentir, de intuir. Algo que atraviesa cada acto de nuestra vida y le da significado. Respirar, comer, ayunar, amar, hablar, todas y cada una de las expresiones que pueden trascenderse y sublimarse pueden ser la medida de nuestra justificación de existir. La alquimia que funde los opuestos.

Vamos a dar importancia a cada cosa. Así nos convertimos en cocreadores de la vida. Ese es el paradigma al que me refiero, anhelo y deseo para todos ustedes cuando se aproxima la Navidad.