La Mama, un órgano nutricional, sexual y a veces conflictivo para la salud

Dr. Vicente Pérez Naranjo Sin categoría Dejar un comentario  

Nacimeinto de la via Lactea rubens091Los humanos somos animales sexuales mamíferos. La Mama es un órgano funcional a la vez que un apéndice diferenciado de la piel. Tanto los hombres como las mujeres tenemos mamas, pero es muy distinto el cometido en cada género y su implicación sexual y reproductiva.

En primer lugar, la mama es un órgano encargado de la nutrición de la cria en cualquier especie. La mujer suele tener una sóla cria salvo excepciones y por tanto, evolutivamente sólo tenemos dos mamas aparentes, aunque la línea mamaria va desde la axila hasta la ingle, como los gatos ó los perros y otros mamíferos, y a veces aparencen restos de mamas supernumerarias incluso con diferenciación.

Mediante la lactancia se aportan todos los nutrientes al bebé y además se transmiten las defensas necesarias, incluidos los probióticos y la flora intestinal que aporta la identidad simbiótica para múltiples funciones que incluyen inmunidad, endocrinología y nutrición celular para evitar alérgias y adaptarse al mundo exterior.

La mama es, también especialmente, un órgano sexual de identidad. Para ambos, pero fundamentalmente para la mujer constituye personal y culturalmente al menos un atributo de belleza que se valora con diferencias según el entorno y la propia apreciación subjetiva.

La cirugía estética mamaria es una de las más solicitadas a la hora de adecuar estereotipos y modas que influyen notablemente en la sensación de bienestar y van mucho más allá de los supuestos caprichos de la forma de estar en el mundo. Los ginecólogos debemos considerar con respeto éste aspecto tan importante para muchas personas y pue se incluyen como salud (estado de bienestar físico, psíquico y social).

La Mama constituye un motivo de preocupación por la frecuencia de patología que aparece como consecuencia de ser una glándula muy activa y sujeta a influencias hormonales cíclicas importantes, además de las funciones antedichas.

El Cáncer de Mama es un cáncer frecuente en nuestro medio. A partir de una edad (50 años) constituye el cáncer más frecuente de la mujer y se estima que aproximademente puede afectar a una de cada 8 -10 mujeres a lo largo de su vida.

Existen además gran cantidad de patologías benignas, que son la mayoría, que afectan a la mama como nódulos benignos, Fibroadenomas, Hamartomas, Quistes mamarios,  Cambios Fibroquísticos, Tensión mamaria premenstrual, etc. Esta patología benigna y funcional de la mama junto con las mastitis en relación con parto y lactancia, ó infecciones de quistes de retención ó patología propia de la piel y de la axila, es motivo de gran preocupación y discriminación en la consulta ginecológica habitual.

Las campañas para la detección precoz del cáncer mamario se basan en exploraciones rutinarias y la práctica de ecografía y mamografia de rutina. Normalmente se recomienda práctica de mamografía bianual a partir de los 40 años. La AECC suele hacer campañas entre 50 y 65 años. Caso de detectarse nódulos sospechosos se procede a Biopsias, Punciones con aguja gruesa ( BAG ) ó fina (PAAF ) dependiendo de la indicación en Unidades de mama ó centros radiológicos especializados.

Afortunadamente han avanzado extraordinariamente los tratamientos actuales para los casos en que aparece un cáncer de mama dependiendo del tamaño, estadio evolutivo y del tipo de cáncer, receptores de hormonas estrogénicos y de progesterona, HERB, inmunohistoquímica, etc.

Un aspecto controvertido es el control y las actuaciones recomendadas en caso de antecedentes familiares (madre, hermana…,) con cáncer de mama particularmente en mujeres jóvenes, y el diagnóstico genético mediante test como BRCA 1 y 2, etc.

En cualquier caso, la Mama es incuestionablemente un órgano que nos identifica con la Tierra, con la Madre Naturaleza, con la Belleza, con el Amor, con la Salud y la Abundancia. Y no tienen más que ver el los cuadros que representan el nacimiento de la Vía Láctea de la madre-diosa (Rubens: Juno amamantando a Hércules y creando la Vía Láctea) mitológica ó de la virgen lactante de los museos del mundo para sentir el sentido numinoso ancestral y sentir en nuestras propias carnes lo que cada uno de nosotros debemos a nuestras propias madres.