Magia versus Medicina de la evidencia.

Dr. Vicente Pérez Naranjo Sin categoría Dejar un comentario  

La multiplicación de remedios empleados para la curación de las enfermedades, la explosiva aparición de profesionales del embaucamiento y la desconfianza en el sistema médico tradicional han provocado una grave erosión social en los médicos y en los pacientes. Hemos de tratar de salvar éste abismo que nos separa.

Es difícil, incluso para el mismo médico que trata de estar al día, conocer las bondades y los peligros de los múltiples tratamientos propuestos para casi todo: adelgazar, antiaging, curalotodo… Además está el item de los altibajos que sufren las diversas propuestas que vienen de los medios oficiales: Vitamida D sí o no, multivitaminas, vacunas y riesgos, etc.

Esto no es nuevo, ha existido desde que se formaron las sociedades con sus funciones establecidas y los chamanes crearon las primeras formas de terapéutica conocida.

La Medicina práctica es más un Arte que una Ciencia en sí misma. No sólo se basa en la evidencia, la capacidad de demostrar, de refutar y de comprobar sino que además actúa sobre un individuo y una sociedad en continua transformación y por tanto variable y en continuo movimiento.

Un fármaco prescrito, al igual que un remedio herbal, un producto homeopático, un over the counter remedy, e incluso la misma alimentación  con la multiplicidad de primcipios inmediatos, componentes en la fabricación, el mismo medio ambiente, son variables en la ecuación que nos aproxima más a a la magia que a la razón.

Pero no rompamos con la cultura griega que nos dió a luz, seamos conscientes de las limitaciones y gozemos del progreso que facilita nuestra vida y nos aporta más salud que jamás en la historia de la humanidad. Tan sólo hay que poner coto a los desaprensivos que intentan jugar con la vida de los demás. Pero eso no sólo existe en el ámbito de la Medicina, ¿ verdad ?