Cuestionario sobre Revisión Ginecológica Dr. V. Pérez Naranjo en revista Prevenir

Dr. Vicente Pérez Naranjo Sin categoría Dejar un comentario  

1.- La Revisión ó Chequeo Ginecológico se recomienda anualmente a todas las mujeres desde la adolescencia, y más específicamente desde el inicio de la relación sexual.
Cada edad y circunstancia de la mujer requiere una atención especial y única que varía según sus necesidades como ser humano.

2.- Si existen antecedentes de problemas personales ó familiares en patología ginecológica ó de medicina general que lo puedan indicar es recomendable modificar la frecuencia y la intensidad de ese chequeo ampliando algunas pruebas específicas caso de ser necesario.

3.- Los chequeos protocolarios de la mujer incluyen:
​-Anamnesis completa ( Motivo de consulta, antecedentes, problemas de salud…)
-Exploración ginecológica completa: Vulva, vagina, Cérvix y cuerpo uterino, ovarios, abdominal, mamas, tiroides, etc.
-Toma de citología cérvico-vaginal ( Pap-smear-test), estudio de Virus de Papiloma Humano (HPV) caso de necesidad
​-Colposcopia
​-Ecografía transvaginal y abdomino-pélvica.
​-Ecografía de cribado en mama y tiroides
​-Toma de peso, tensión arterial y constantes vitales y composición corporal
-Mamografia a partir de los 50 años (40 casos de antecedentes ó por patologías detectadas en exploración)
-Densitometría para evaluar Osteoporosis en la menopausia y con factores de riesgo establecidos.
​-Analíticas de ser necesarias

4.- La edad y las circunstancias de la mujer condiciona la posibilidad de problemas de salud. Básicamente podemos establecer:
​-Adolescencia
​-Edad madura adulta en etapa reproductiva
​-Embarazo, Puerperio y Lactancia
​-Menopausia y Climaterio

5.- En cada edad se realizan las mismas exploraciones básicamente. No obstante se hace hincapié en aspectos de cada grupo etáreo:

-Adolescencia: Especial atención a información sobre sexualidad, métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados, y enfermedades de transmisión sexual, vacunaciones y problemas endocrinológicos frecuentes como el ovario micropoliquístico, la menarquia (fecha de primera regla), dismenorrea, (dolor con regla), etc.

-Mujer adulta en edad reproductiva: Chequeo periódico, sexualidad, protocolo completo ( ver 3 ), consulta preconcepcional, promoción de salud integral de la mujer, etc

Embarazo: Especial información y control periódico para desarrollo del bebé e incidencias del maravilloso proceso de la reproducción con ecografías periódicas especiales de 12, 20 y 32 semanas, analíticas periódicas, etc. Puerperio y Lactancia

-Menopausia y Climaterio: Mismo protocolo con especial atención a patología asociada frecuente (Mama, Endometrio, Cérvix, Osteoporosis, Atrofia genital y Síndrome de nido vacío y de transición peri menopáusica , tratamientos sintomáticos caso de ser necesario de síntomas vasomotores, dificultades sexuales, etc.)

6.- Los controles buscan una prevención de distintas patologías frecuentes que afortunadamente se pueden tratar actualmente con facilidad caso de ser detectadas precozmente.
En especial la citología y la mamografía y la ecografía en su caso muestran una alta sensibilidad y especificidad relativas en la detección de problemas específicos que han demostrado eficacia y eficiencia desde su generalización en las consultas ginecológicas.

7.- En caso de la mujer embarazada la primera consulta ideal sería la Pre-concepcional que permite una puesta a punto y dar los consejos necesarios para el viaje alucinante que supone la maternidad. Además es conveniente poner al día la inmunización (rubéola, toxoplasma, etc.) para conocer las medidas preventivas
Durante el embarazo las ecografías periódicas ( principalmente aquellas de las 12, 20 y 32 semanas) y las exploraciones pertinentes de peso, tensión arterial, edemas, crecimiento uterino, etc., junto con las analíticas preestablecidas permiten un control adecuado y diagnóstico de problemas asociados (diabetes, infecciones urinarias y de la boca, digestivas, etc.,) frecuentes en la gestación.
​El puerperio, los cuidados del recién nacido y su estimulación precoz, la Lactancia Materna son momentos para una educación sanitaria y una promoción de la salud de nuestros bebés y de sus madres y ofrecer el máximo de su potencialidad humana y felicidad.

​8.- Los síntomas que aconsejan acudir al ginecólogo son todos aquellos que impidan un correcto funcionamiento de la Salud de una mujer, entendida ésta como “estado de bienestar físico, psíquico y social” según la ya clásica definición de la O.M.S.
Desde el punto de vista de un médico integral y transpersonal añadiría el concepto de Sanación pero es un aspecto que extralimita el cometido de un ginecólogo habitual.

​9.- Existen dolencias generales que se ceban en la mujer de forma más frecuente por las especiales características fisiológicas, endocrinológicas y socioculturales.
Especialmente importante es el Síndrome Premenstrual y de Disforia premenstrual que afecta a muchas mujeres antes y durante regla.
La cefalea, la ansiedad y el síndrome equivalente depresivo disfórico con múltiples síntomas satélite difícil de evaluar van más allá de una correcta interpretación por parte de la sociedad y la integración del trabajo en la vida cotidiana de una mujer.
Igualmente el periodo pre y perimenopausico suponen momentos complejos en algunos casos incluso dramáticos ya que pueden llevar a desestabilizar el complejo emocional y dinámico de una familia.

10.- La mujer, como el hombre, al aumentar la esperanza de vida ha aumentado la aparición de enfermedades de la llamada civilización: cáncer, infartos, ictus ó ACVA, enfermedades degenerativas, etc.
Con respecto a los infartos y los accidentes cerebro-vasculares, algunos factores como el tabaquismo, obesidad, sedentarismo, hipertensión, estrés, alteraciones lipídicas, cambios en la alimentación, etc., constituyen factores de riesgo que se han ido incrementando en algunas mujeres como estilo de vida y pago de la incorporación necesaria a la vida laboral de responsabilidad social. Pero alternativamente creo que las ventajas son mayores que los inconvenientes y hay que intentar adecuar el medio al presente para mejorar el futuro.

11.- Los hábitos creo que son conocidos por casi todos:
-Ser Feliz o intentarlo que es la mejor solución al desánimo y la desesperación, intentar hacer felices a los que nos rodean que es lo mismo que lo anterior,
– Hacer ejercicio físico diario ó al menor 4 días a la semana, ejercicio emocional y sentimental, yoga ó “coaching” para movilizar las energías sutiles que nos mantienen vivos,
-Cuidar la nutrición con alimentos inteligentes que faciliten la función celular, tomar Conciencia de Salud y por tanto responsabilizarnos de ella.
-Evitar tóxicos como Tabaco, exceso de alcohol ó café, drogas, medicaciones intoxicantes, etc

Por franjas de edad importan también la prevención de las enfermedades de transmisión sexual empelando medios como el preservativo particularmente en relaciones ocasionales y tratándolas precozmente caso de existir riesgo. La anticoncepción, la higiene sexual, mental y emocional, cultivar la amistad y evitar el estrés y el sufrimiento innecesario en la vida personal y en la laboral, etc.

12.- En general, la población tiene información sobre la importancia de los chequeos ginecológicos y de otro índole médico ( digestivo para Colonoscopia en antecedente familiar de Ca. Colon, próstata en el varón, prevención cardiaca en casos especiales, etc)
Es importante señalar que hablamos de medicina preventiva y que lo que pretendemos lograr es una mejora en calidad y cantidad de vida.
No obstante, si no se realizan los chequeos por razones diversas ó éstos no son tan amplios como los descritos hasta ahora, hay que confiar en que la madre naturaleza cuida de forma gratuita de todos los seres que contiene, y existe una Inteligencia no circunscrita que vibra en cada uno de los seres humanos para su cuidado interior y el de su Conciencia. Ese gran proveedor de Salud habita cada uno de nosotros y le sirve de guía a lo largo de su vida.

13.- La crisis, ésta crisis particular, ha reducido los presupuestos para la prevención tanto a nivel se sanidad pública como privada, y posiblemente va a repercutir negativamente en algunos programas de Salud.
Hay prioridades que deberían regularse según una escala de necesidades pero éste es un ámbito político en el que no sabría responder con exactitud. Prevenir es mejor y más barato que curar, pero no deja de tener unos gastos que cubrir.